Arena de silice para piscinas

La arena de sílice para piscinas, es la más común en este tipo de entornos acuáticos, ya que, de forma artificial, será muy similar a la arena de playa, y se utiliza tanto en este tipo de piscinas, cómo en otro tipo de instalaciones, que requieren arena.

Como principales inconvenientes, tendrá una textura y una composición diferente, disminuyendo las propiedades de que dispone la arena de playa.

La composición de la arena sílice será, fundamentalmente de cuarzo, siendo uno de los elementos más comunes en la corteza terrestre.

Arena de cristal para piscinas

La arena de cristal para piscinas, no estará disponible para rellenar la piscina, y poder caminar sobre ella, ya que, con la acción del sol, ser imposible de caminar tanto dentro de la piscina, cómo fuera de la piscina.

Este tipo de arena de cristal, se utiliza solamente como filtro de la depuradora, siendo el mejor filtro posible actualmente, que podemos recomendar, para que la limpieza del agua de la piscina, sea lo más eficiente posible.

Arena de cuarzo para piscinas

La arena de cuarzo para piscinas, como hemos dicho anteriormente será la arena más común para todo tipo de piscinas, aunque siempre echaremos en falta que sea arena de playa verdadera.

La arena de playa real, está compuesto no sólo por cuarzo, síno también por otro tipo de minerales que hacen la arena única e inigualable con elementos como, hierro, sal, restos de crustáceos microscópicos, etc..

Sin duda este tipo de arena, siempre nos supondrá un coste más elevado si queremos añadirla, a nuestra piscina de arena, sin embargo, si vivimos cerca de la costa los costes de implantar la arena de playa real, será mucho menores.

Piscinas de arena blanca

La piscina de arena blanca, tendrá como principal característica el tipo de arena implantado, la cual proviene de playas normalmente paradisiacas, siendo totalmente exótica y muy atractiva para el cliente.

Este tipo de arena tendrá un coste elevado, debido a qué si no la queremos artificial, tendremos que importarla desde las playas más exóticas del mundo.

Sin duda, podremos conseguir la arena blanca, a precios mucho más asequibles, siempre que sea de forma artificial, por lo que no tendremos ningún problema, en añadir este tipo de color a nuestra piscina de arena.

Solo en los casos más exclusivos y de lujo, tendremos la arena blanca importada de este tipo de países exóticos y paradisíacos.